motores para puertas de garaje ventajas desventajas

Motores de garaje de segunda mano ¿Es una opción recomendable?

Los motores para garaje o cochera han supuesto una gran revolución en el sector, a nivel de confort, comodidad y usabilidad. Es por ello que sus ventas se han disparado en los últimos años.

Esta irrupción del mercado de los motores para puertas de garaje ha creado un mercado paralelo inevitable en los sectores con más demandas: el de los motores de segunda mano y los repuestos.

Una vez hemos llegado a este punto cabe preguntarse ¿Realmente merece la pena comprar un motor de segunda mano? Vamos a analizar este caso concreto.

 

Ventajas de comprar un motor de garaje de segunda mano

Vamos a empezar comentando algunas de las ventajas que tiene comprar un motor de garaje de segunda mano:

 

  • Precio más bajo. Indudablemente comprar cualquier cosa de segunda mano es más barato que comprarlo nuevo. Si no tienes muchas exigencias y te ha ido bien con otros productos de segunda mano es una buena opción.
  • Duración. Los motores de garaje, a pesar de ejercer grandes fuerzas para levantar el peso de puertas de garaje, suelen presentar una buena esperanza de vida útil. Si es un motor que no ha tenido que levantar gran peso y si uso ha sido más bien ocasional, puede que te dure bastante tiempo.
  • Compatibilidad: Es posible que el motor que usabas y quieres sustituir ya no se fabrique o se distribuya, por lo tanto es una opción buscarlo de segunda mano y sustituirlo fácilmente.

 

Desventajas de comprar un motor de garaje de segunda mano

Y ahora vamos con las desventajas de comprar un motor de puerta de garaje de segunda mano en lugar de comprarlo nuevo:

 

  • Sin gran diferencia en el precio: No estamos hablando de un motor de coche de segunda mano, en el cual la diferencia entre comprarlo nuevo y de segunda mano es abismal y en muchos casos merece la pena hacerlo. Los motores de puertas de garaje no son caros, y al no haber ese margen, a nivel económico no merece la pena comprar de segunda mano.
  • Sin garantía: Al comprar un motor de puerta de garaje de segunda mano perdemos cualquier tipo de garantía (a no ser que siga vigente la garantía inicial del producto cuando se compró nuevo). Por lo tanto, si el motor se rompe prácticamente es mejor tirarlo. Si optas por comprar uno nuevo tienes un tiempo de garantía donde la marca se hace cargo de cualquier reparación.
  • Sin nueva tecnología: Al comprar motores de segunda mano en gran medida estamos renunciando a las novedades y mejoras que ofrece el sector cada año cuando lanzan sus nuevos catálogos. Los nuevos motores ofrecen mejoras como reducción de ruido, nuevas funcionalidades, usabilidad, estética, eficiencia energética, pruebas de resistencia, etc..
  • Sin asesoramiento: Cuando compramos un motor de garaje de segunda mano no siempre tenemos la oportunidad de recurrir a un profesional para que nos asesore. En el caso de comprar el motor nuevo contaremos con el asesoramiento profesional del distribuidor que realiza la venta.

 

Como conclusión, y después de ver las ventajas y las desventajas, podríamos decir que NO merece la pena comprar un motor de garaje de segunda mano, aunque las características y la resistencia de los materiales puedan posibilitar esta opción por arriesgada que parezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *